search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA España - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - RUEDA DE PRENSA DE PHILIPPE LAZZARINI, COMISIONADO GENERAL DE UNRWA GINEBRA, SUIZA

RUEDA DE PRENSA DE PHILIPPE LAZZARINI, COMISIONADO GENERAL DE UNRWA GINEBRA, SUIZA

14.12.2023 Ginebra, Suiza

Solicitud
de información

Compartir
Contactar con Leticia Pellicer
(prensa@unrwa.es / tel. 638 87 95 61)

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/sala-de-prensa/rueda-de-prensa-de-philippe-lazzarini-comisionado-general-de-unrwa-ginebra-suiza/ Click para copiar enlace

Buenas tardes y gracias por estar aquí.   

Llegué a Ginebra el martes por la tarde directamente desde Gaza.  

Esta ha sido mi tercera visita desde que comenzó la guerra. Hoy llevamos casi 70 días de guerra y cada vez que vuelvo pienso que no puede ir a peor.  

Pero cada vez soy testigo de más miseria, más dolor y tristeza, y tengo la sensación de que Gaza ya no es realmente un lugar habitable. 

En esta visita me quedé en Rafah, en el extremo sur de la franja de Gaza, cerca de la frontera con Egipto.  

Rafah es el epicentro del desplazamiento de los gazatíes. Aquí es donde han huido más de un millón de personas, y la mayoría de ellas han sido trasladadas más de una vez desde el comienzo de la guerra. 

Rafah ha cuadruplicado su número de habitantes de la noche a la mañana. 

Tradicionalmente es un lugar donde solían vivir los más pobres de la franja de Gaza, carente de infraestructuras y de lo básico. Digo esto porque no es lugar para acoger a más de un millón de personas, y desde luego no a toda la franja de Gaza. 

Ahora se empuja a la gente a esta zona, que no representa, en términos de espacio, más de una cuarta parte de la franja de Gaza.   

Un almacén de UNRWA que se convirtió en refugio alberga ahora a más de 30.000 personas. En este lugar que visité, las familias viven en espacios minúsculos separados sólo por mantas o láminas de plástico desde el comienzo de la guerra. Pero lo que ha cambiado con respecto a mi última visita, es que mientras antes los refugios estaban abarrotados, más de un millón de personas viven en las instalaciones de la ONU, cuando visité este almacén, había decenas de miles de personas fuera. Lo que de hecho es la extensión del hacinamiento que se produce en el almacén.  

Los afortunados son los que tienen un sitio dentro de nuestras instalaciones, sobre todo ahora que ha empezado el invierno. Pero los demás no tienen absolutamente a dónde ir, viven a la intemperie, viven en el frío, en el barro y bajo la lluvia. 

Mires donde mires, está lleno de refugios improvisados. Vayas donde vayas, la gente está desesperada, hambrienta y aterrorizada.   

La gente -y esto también es algo completamente nuevo- detiene los camiones de ayuda, coge la comida y se la come en el momento. Así de desesperados y hambrientos están. Fui testigo de primera mano. Sólo para volver a explicarlo, porque es difícil de asimilar, debido a la inmensidad de las necesidades y a la poca ayuda que llega a Gaza. Cada vez es más difícil llegar a nuestros refugios, que están abarrotados, porque fuera hay decenas de miles de personas desesperadas en la misma situación de necesidad. Ellos también necesitan ser abastecidos y asistidos. 

Esto no tiene nada que ver con el desvío de la ayuda. Tiene que ver con la desesperación total que expresa la población de la franja de Gaza. 

El hambre es algo que la población de Gaza nunca había conocido. Pero el hambre ha aparecido en las últimas semanas y cada vez nos encontramos con más gente que lleva uno, dos o tres días sin comer. Y esta es la razón por la que, a veces, vemos a personas que paran camiones, los descargan y comen allí mismo. 

Ahora, permítanme decir unas palabras sobre la seguridad en Gaza. A día de hoy, tenemos 135 miembros del personal de UNRWA que han sido asesinados desde el comienzo de la guerra. 

Y me han oído decir muchas veces: ningún lugar se ha librado, ni siquiera los lugares que normalmente deberían estar protegidos por las leyes de la guerra.   

Ayer me quedé absolutamente horrorizado cuando vi circular un vídeo de la detonación de una escuela de UNRWA en el norte de Gaza. 

Las escuelas, los centros médicos y las instalaciones de la ONU no son ni deberían ser nunca un objetivo. Desgraciadamente, en Gaza se han convertido en eso con bastante frecuencia.   

Desde el comienzo de la guerra, hemos registrado, en lo que se refiere a las instalaciones de Naciones Unidas (UNRWA), unas 150 ocasiones en las que nuestras instalaciones han sido alcanzadas directa o indirectamente. Esto ha provocado la muerte de más de 270 personas y más de 1.000 heridos. 

Algunos de los supervivientes de estos lugares no han tenido más remedio que permanecer en estos refugios, a pesar de haber sido alcanzados. ¿Por qué? Simplemente porque, de nuevo, no hay absolutamente ningún lugar al que ir en la franja de Gaza. Y permítanme recordarles también, en lo que respecta a la ONU, que seguimos compartiendo las  

las coordenadas de todas nuestras localizaciones con todas las partes del conflicto. Tanto el ejército israelí como el de facto en Gaza.  

Permítanme destacar también que los habitantes de Gaza creen que sus vidas no son iguales a las de los demás, y tienen la sensación de que, en realidad, los derechos humanos o el derecho internacional humanitario no se aplican realmente a ellos.  

Existe un profundo sentimiento de traición. Tienen la sensación de haber sido abandonados por la comunidad internacional. 

En realidad, como cualquier otra persona, en Gaza la gente sólo anhela seguridad y estabilidad. Sólo anhelan vivir, sólo quieren tener una vida normal, pero ahora mismo están muy lejos de esa vida normal.   

Lo que me sigue impactando son los niveles cada vez mayores de deshumanización, la falta de empatía y humanidad; el hecho de que la gente pueda reírse, vitorear y burlarse de cualquier tipo de fechoría que observamos en esta guerra.   

Cuando en realidad lo que está ocurriendo en Gaza debería indignar a cualquiera, debería hacernos replantearnos nuestros valores.  

Creo que este es también un momento decisivo para todos nosotros y para nuestra humanidad común.   

Ya que estamos aquí con ustedes, miembros de los medios de comunicación.  Permítanme darles las gracias a ustedes y a sus colegas de la región y de fuera de ella por cubrir lo que está viviendo la población de Gaza. Pero no sólo la gente de Gaza, cualquiera de la región, porque realmente está impactando a cualquiera y más allá. 

Como todos ustedes saben, esta guerra también se está librando en las pantallas de televisión y en las redes sociales, también es una guerra mediática.  

Me horrorizan las campañas de desprestigio dirigidas contra los palestinos y contra quienes les prestan ayuda.   

Por eso les pido que nos ayuden a combatir la desinformación y las inexactitudes. Sé que algunos de ustedes comprueban constantemente los hechos, y la comprobación de los hechos es clave si queremos información precisa.  

Pero asegúrense siempre de verificar y desmentir las acusaciones repetidas y a veces vulgares. Como Comisionado General de UNRWA, he experimentado esto más de una vez, ya que nuestra Agencia es también uno de los objetivos en esta guerra. 

Antes de terminar, permítanme compartir las últimas noticias sobre la situación en Cisjordania, donde se están registrando -y no debemos olvidarlo- los mayores niveles de violencia en casi dos décadas, desde la segunda intifada, con cifras récord de muertos, heridos y detenidos. Básicamente, no hay un solo día sin una incursión, una operación de seguridad, que se salde con la muerte de palestinos. 

El miedo entre los residentes en Cisjordania es cada vez mayor, y hemos empezado a observar algunos desplazamientos de palestinos. 

También se está extendiendo la violencia significativa y creciente de los colonos, incluido el uso de armas de fuego. Todos sabemos que ahora se han distribuido muchas armas en Cisjordania.  

Pero también, y aquí tenemos una tormenta perfecta en ciernes económica y financieramente, esto incluye la falta de puestos de trabajo en Israel, los árabes israelíes ya no están comprando en Cisjordania, ya no hay movimiento de una ciudad a otra y la Autoridad Palestina tiene dificultades para pagar los salarios. Desde el punto de vista económico, en Cisjordania se está gestando una tormenta perfecta. 

Permítanme terminar con las tres peticiones que compartí ayer cuando me dirigí al Foro Mundial de Refugiados:  

En primer lugar, un alto el fuego humanitario. Acojo con satisfacción la decisión, con el apoyo de 153 Estados miembros de la ONU en la Asamblea General. Ahora es el momento de que este llamamiento a un alto el fuego humanitario se convierta en realidad.   

Número dos: el asedio a Gaza debe levantarse y lo que necesitamos hoy no son sólo 100 camiones, o 200 camiones. Necesitamos un flujo significativo, proporcional, ininterrumpido e incondicional de productos básicos a la franja de Gaza. Esta es la única manera de invertir el impacto negativo del asedio.  

Nosotros, como organizaciones humanitarias, por sí solos, no conseguiremos cubrir todas las necesidades de una población desesperada si los pasos fronterizos no están debidamente abiertos y si el sector comercial no vuelve a acceder adecuadamente a Gaza. Llevan 70 días sin poder entrar. 

Y por último, tenemos que asegurarnos, y sé que lo hemos dicho desde el primer día, y sé que es un llamamiento para todos nosotros, pero el Derecho Internacional Humanitario debe seguir teniendo un significado. Tiene que tener un significado en el contexto de Gaza, no puede simplemente reinterpretarse «a la carta». Esta guerra también tiene reglas, y ya es hora de que estas reglas se apliquen adecuadamente.  

Para concluir, en el sufrimiento no existe competición alguna.  

Creo que, en última instancia, en esta guerra no habrá vencedores.   

Cuanto más dure esta guerra, mayores serán las pérdidas, pero además, más profundo será el dolor. Por eso pienso, como muchos de mis colegas, que no hay absolutamente ninguna alternativa a un proceso adecuado, genuino y político para poner fin, de una vez por todas, al conflicto sin resolver más largo del mundo. Setenta y cinco años sin solución, no ha sido una prioridad en la última década. Ya es hora de que se convierta en una prioridad como es debido. 

Para terminar, israelíes y palestinos merecen un Estado, paz y estabilidad. Paz y estabilidad, eso es lo que merece también la región. 

Unrwa de un vistazo

UNRWA. La agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina.

En 1948, 700.000 palestinos fueron despojados de sus tierras, sus hogares y de sus recuerdos, convirtiéndose en refugiados. Hoy son más de 5 millones, casi la cuarta parte de los refugiados del mundo.

Después de más de 70 años de exilio y condición apátrida, en los que las condiciones de las personas refugiadas de Palestina lejos de mejorar se han agravado, UNRWA gestiona 58 campamentos de refugiados donde presta asistencia, protección y defensa a 5 millones de refugiados de Palestina en la franja de Gaza, Cisjordania, Jordania, Líbano, y Siria, en espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

UNRWA se financia casi en su totalidad por las contribuciones voluntarias y el apoyo financiero no ha ido a la par con una mayor demanda de servicios causados por el creciente número de refugiados registrados, la profundización de la pobreza, y los conflictos. Como resultado, el Fondo General de la Agencia, que apoya a los servicios esenciales básicos y la mayoría de los gastos de personal, opera con un déficit grande. Programas de emergencia y proyectos clave también operan con grandes deficits pero se financian a través de portales de financiación independientes.

UNRWA es un organismo de las Naciones Unidas establecido por la Asamblea General en 1949 y el mandato de prestar asistencia y protección a unos 5 millones de refugiados de Palestina registrados en Jordania, Líbano, Siria, Cisjordania y la Franja de Gaza, para que alcancen su pleno potencial de desarrollo humano en espera de una solución justa a su difícil situación. Los servicios de UNRWA abarcan la educación, la salud, socorro y servicios sociales, la infraestructura y mejora de los campamentos, y las microfinanzas.

UNRWA España trabaja con el objetivo de apoyar los programas humanitarios de UNRWA y sensibilizar sobre la situación de la población refugiada de Palestina a la sociedad española.

¿QUIERES ESTAR AL DÍA DE LA ACTUALIDAD DE UNRWA?