search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA - UNRWA - Neutralidad

UNRWA y la Neutralidad

El mandato de UNRWA es asistir y proteger a las personas refugiadas de Palestina y la neutralidad es esencial para poder cumplirlo, ya que garantiza la confianza de todas las partes en la Agencia y en su personal.

Por neutralidad se entiende que, independientemente de sus creencias y opiniones, los agentes humanitarios no deben tomar partido en las hostilidades ni participar en controversias de carácter político, racial, religioso o ideológico.

Para la comunidad humanitaria internacional, la neutralidad es un requisito fundamental para llevar a cabo su labor. Es un elemento crucial para el funcionamiento independiente de Naciones Unidas y otros organismos humanitarios, y ayuda a crear lo que a menudo se denomina “espacio humanitario”, que es esencial para la prestación eficaz de servicios durante la paz y durante los conflictos.

Como agencia neutral e imparcial de la ONU que proporciona asistencia humanitaria, UNRWA cuenta con un marco legal para sus operaciones que salvaguarda su neutralidad con respecto al personal, terceras partes, el uso de las instalaciones de UNRWA y la prestación de asistencia.

El Marco de Neutralidad de UNRWA establece la prohibición de una amplia gama de conductas para garantizar la adhesión y el cumplimiento por parte del personal local e internacional de la Agencia de los requisitos de neutralidad en todo momento, incluso cuando utilizan redes sociales. Se prohíbe a los funcionarios realizar cualquier actividad que sea incompatible con la independencia e imparcialidad que exige su condición de funcionarios de Naciones Unidas. Cuando se confirman violaciones de la neutralidad, la Agencia toma las medidas disciplinarias apropiadas de acuerdo con su marco reglamentario. Por ejemplo, la participación de un funcionario en un grupo militante o en actividades terroristas constituiría una grave infracción del Estatuto y el Reglamento del Personal de UNRWA y daría lugar a su destitución.

La adhesión a la neutralidad es una cuestión de necesidad operacional. UNRWA es una organización que tiene el mandato de proporcionar protección y asistencia a las personas refugiadas de Palestina desde 1950 en una región repetidamente marcada por graves conflictos y en un entorno altamente politizado. Si el personal de la Agencia toma partido en el conflicto, las consecuencias podrían ser graves, sobre todo en lo que respecta a garantizar el acceso sin restricciones a sus beneficiarios y la inviolabilidad de las instalaciones de UNRWA.

NEUTRALIDAD EN TODAS LAS OPERACIONES DE LA AGENCIA

INSTALACIONES Y NEUTRALIDAD

En UNRWA prestamos servicios a través de nuestros 1.300 edificios o instalaciones en las cinco áreas en las que operamos (Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, Gaza, Jordania, Siria y Líbano). Esto incluye escuelas de educación primaria y secundaria, centros de salud para la prestación de atención sanitaria, oficinas de registro, oficinas de servicios en los campamentos, oficinas de microfinanciación y otras instalaciones. Miles de personas refugiadas de Palestina buscan y reciben asistencia en estas instalaciones cada día.

Además, en tiempos de conflicto, las instalaciones de UNRWA sirven como refugios designados a dar cobijo a los desplazados internos, y esta es una de las principales razones por las que hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras instalaciones se gestionen de acuerdo con los Principios Humanitarios. Por ejemplo, si una de nuestras instalaciones está marcada con grafitis o muestra signos o banderas políticas, esto podría implicar que UNRWA tiene afinidad con un determinado grupo y puede poner la instalación en peligro durante las hostilidades.

Las inspecciones de las instalaciones son nuestra principal herramienta para garantizar que nuestros edificios se mantienen en línea con los Principios Humanitarios.

CONDUCTA DEL PERSONAL Y NEUTRALIDAD

Como corazón de la familia de UNRWA, la conducta de nuestro personal es crucial para garantizar que nuestros usuarios y usuarias, donantes y colaboradores, así como el público en general, sepan que somos una agencia puramente humanitaria, es decir, que nuestra única misión es proteger la vida y la salud y garantizar el respeto a la dignidad humana.

La Agencia ha tomado medidas enérgicas en los casos en los que se ha descubierto que miembros del personal han tenido una conducta incompatible con el compromiso de la Agencia con los Principios Humanitarios. Por ejemplo, se ha sancionado al personal, llegando incluso al despido, por promover el odio o participar en cuestiones controvertidas en público o en las redes sociales, o por participar en otras actividades incompatibles con su condición de funcionario internacional, como asumir funciones políticas. El personal tiene la obligación de denunciar las conductas indebidas y de cooperar con las investigaciones. Cualquier miembro del personal que denuncie una infracción está protegido contra represalias y puede hacerlo de forma anónima. El personal siempre cuenta con un proceso justo y puede solicitar la revisión de las decisiones administrativas por parte de la dirección de UNRWA.

A fin de sensibilizar a su personal, la Agencia ha puesto en marcha cursos obligatorios de capacitación, entre ellos sobre la preservación de la neutralidad en las redes sociales. Todo el personal de UNRWA también recibe periódicamente instrucciones de abstenerse de participar en actividades de ámbito político, entre ellas la candidatura y la ocupación de cargos políticos y la participación en actividades políticas incompatibles con las obligaciones de neutralidad. Esto se transmite, entre otras cosas, mediante circulares periódicas a todo el personal en todos los ámbitos, declaraciones y comunicados del Comisionado General y de los directores dirigidos al personal, y en la web de UNRWA.

EDUCACIÓN Y NEUTRALIDAD

Cada día, UNRWA abre sus puertas a más de 534.000 estudiantes en Jordania, Líbano, Siria, Gaza y Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, a través de 709 escuelas, ocho centros de formación profesional y dos instituciones de formación de profesores. Al ofrecer una educación de alta calidad, inclusiva y equitativa, la Agencia apoya a la población refugiada más joven para que desarrollen las habilidades y la mentalidad abierta que necesitan para prosperar como adultos en un mundo cambiante y desafiante. Hasta el día de hoy, más de dos millones y medio de niños y niñas han recibido una educación de calidad en las escuelas de la UNRWA.

El alumnado de las escuelas de UNRWA sigue el plan de estudios y los libros de texto de su país de acogida, una práctica acordada por la UNESCO y los países de acogida en 1954. Este acuerdo les permite presentarse a los exámenes estatales y pasar a la enseñanza secundaria superior y universitaria en el país de acogida. Además, el uso de los planes de estudio del país de acogida fomenta la inclusión de las personas refugiadas en el tejido social y económico de los países de acogida y está en consonancia con las recomendaciones en materia de educación de la población refugiada.

Como agencia de las Naciones Unidas, UNRWA siempre ha trabajado para garantizar que la educación que imparte a sus estudiantes esté en consonancia con los objetivos de desarrollo más amplios de Naciones Unidas y refleje los valores y principios de Naciones Unidas. Por lo tanto, UNRWA se asegura de que la forma en que el plan de estudios del país anfitrión se enseña en sus escuelas en las cinco áreas de operación está en línea con los Principios Humanitarios de humanidad, neutralidad, independencia e imparcialidad, y el enfoque educativo general de la Agencia.

VERIFICACIÓN

Las medidas de investigación y diligencia debida se aplican para garantizar que UNRWA no se relaciona con ningún tercero que figure en la Lista Consolidada de Sanciones de la ONU. Para ello, investigamos al personal, a las personas y entidades donantes, a las personas refugiadas que hacen uso de nuestros servicios, así como a colaboradores en la ejecución, vendedores, y proveedores de UNRWA.

Hay muchos aspectos de nuestro trabajo de diligencia debida e investigación, y diferentes departamentos contribuyen a ello. Estos son algunos de los procesos:
– Cualquier contribución a la Agencia debe cumplir con la política de verificación/diligencia debida de UNRWA, supervisada por la División de Asociaciones Estratégicas y, en última instancia, por el Jefe de Personal.
– Comprobación inicial de los nombres de los posibles proveedores y otros beneficiarios con la Lista Consolidada de Sanciones de la ONU.
– Comprobación semestral de los nombres de todo el personal, las entidades donantes, usuarios, vendedores y proveedores con la Lista Consolidada de Sanciones de la ONU.