UNRWA - Misión - Educación

Educación

Educación de los refugiados

La educación es lo más importante. Por ello, UNRWA gestiona uno de los sistemas escolares más importantes de Oriente Próximo, desempeñando una función que en otras zonas del mundo recae sobre los Estados.

En las 715 escuelas que la Agencia tiene distribuidas por la región, estudian cada día millón y medio de niños y niñas en edad escolar. Y en cuanto a los refugiados de Palestina, UNRWA es el principal proveedor de educación primaria con el que cuentan desde hace más siete décadas.

En 1960, UNRWA fue la primera organización en Oriente Medio en establecer la igualdad en la matriculación de niños y niñas.

El programa de Educación es el proyecto de mayor envergadura de la Agencia, y no se limita a las primeras etapas educativas. También proporciona formación profesional a jóvenes, para ayudarles a adquirir habilidades adicionales que favorezcan su ingreso al mercado de trabajo.

El objetivo es fomentar el desarrollo de conocimientos y habilidades de la población refugiada de Palestina, educando no solo en materias regulares como las matemáticas, la lengua o el inglés, sino también en derechos humanos y resolución no violenta de conflictos.

GARANTIZAR EDUCACIÓN DE CALIDAD AUN EN CONDICIONES EXTREMAS

Las condiciones de vida de los niños y jóvenes refugiados de Palestina son extremadamente difíciles. Algunos viven en zonas de conflicto armado o con limitaciones para desplazarse libremente, como ocurre en Siria.

Aun así, cada día se levantan para asistir a clase, incluso cuando están siendo víctimas de una ofensiva militar. Son conscientes de que su futuro y su dignidad personal depende de recibir una buena educación, y por eso UNRWA se impone como prioridad ofrecer unos programas educativos sólidos y homologables.

LA MEJOR FORMACIÓN PARA ALUMNOS Y PROFESORES

Para poder ofrecer titulaciones oficiales al alumnado, todos los centros de UNRWA están dedicados a la escolarización formal (grados del 1 al 9 o 10 y educación secundaria en Líbano), y a la formación profesional. Y para garantizar la calidad de la educación, la agencia proporciona formación continua a cientos de docentes, directores y supervisores, a través de cursos recibidos antes de ocupar sus puestos y también durante su servicio docente. Esta formación es una gran ayuda tanto para su carrera como para su desarrollo profesional.

EL RETO DEL MUNDO LABORAL: EDUCACIÓN SUPERIOR Y FORMACIÓN PROFESIONAL

Los jóvenes refugiados y refugiadas de Palestina tienen serias dificultades para encarar su futuro. Muchos de ellos tienen que viajar a otros países en busca de oportunidades laborales, y otros, como los que habitan en la franja de Gaza, ni siquiera pueden salir de su territorio por causa del bloqueo impuesto por Israel.

Estos jóvenes necesitan estar preparados para la vida activa, y UNRWA les ofrece formación profesional a través de 8 centros, en los que se imparten cursos muy diversos, inspirados tanto en las necesidades de los estudiantes como en las de sus futuros empleadores, de modo que los primeros puedan ayudar a continuar con la actividad de los negocios y empresas de los segundos, y estos puedan a su vez proporcionarles un puesto de trabajo.

En estos centros, los jóvenes refugiados de Palestina desarrollan habilidades que les permiten afrontar la búsqueda de empleo y la posibilidad de incorporarse al mercado laboral, tanto en sus lugares de residencia como en una eventual salida a otros países.

Contribuyendo al desarrollo personal y profesional de los niños, niñas y jóvenes refugiados de Palestina, UNRWA ayuda a construir el futuro y la dignidad de toda la población.