UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - Demoliciones a gran escala en la comunidad palestina de Sur Bahir

Demoliciones a gran escala en la comunidad palestina de Sur Bahir

23.7.2019

Solicitud
de información
Contactar con Irene Martínez
(prensa@unrwa.es / tel. 638 87 95 61)
  • Ayer de madrugada cientos de fuerzas israelíes entraron en la comunidad y demolieron varios edificios residenciales, incluidas viviendas habitadas, situados en las zonas A, B y C de Cisjordania.
  • Entre las personas desplazadas por la fuerza o afectadas de otro modo se encuentran personas refugiadas de Palestina, algunas de las cuales se enfrentan hoy a la realidad de un segundo desplazamiento.
  • La política de Israel de destruir bienes palestinos no es compatible con las obligaciones que le incumben en virtud del derecho internacional humanitario.
  • Seguimos con tristeza la destrucción de viviendas en la comunidad palestina de Sur Bahir por parte de las autoridades israelíes. La información inicial procedente de la comunidad indica que ayer cientos de fuerzas israelíes entraron en la comunidad y demolieron varios edificios residenciales, incluidas viviendas habitadas, situados en las zonas A, B y C de Cisjordania, en el lado del muro de Jerusalén Este.

    La operación a gran escala comenzó ayer de madrugada, cuando aún estaba oscuro, lo que obligó a las familias a abandonar sus hogares y causó gran angustia entre los residentes. Entre las personas desplazadas por la fuerza o afectadas de otro modo se encuentran personas refugiadas de Palestina, algunas de las cuales se enfrentan hoy a la realidad de un segundo desplazamiento.

    Las organizaciones humanitarias están preparadas para dar una respuesta de emergencia a las personas desplazadas o afectadas por la destrucción de su propiedad privada. Pero ninguna cantidad de ayuda humanitaria puede reemplazar una casa o cubrir las enormes pérdidas financieras que sufren hoy los propietarios. Varias de las personas afectadas afirman haber invertido los ahorros de toda su vida en las propiedades, después de haber obtenido los permisos de construcción necesarios de la Autoridad Palestina. Lo que sucedió hoy en Sur Bahir es aún más importante, ya que muchos otros hogares y estructuras están en riesgo de correr la misma suerte.

    La política de Israel de destruir bienes palestinos no es compatible con las obligaciones que le incumben en virtud del derecho internacional humanitario. Entre otras cosas, la destrucción de la propiedad privada en el territorio ocupado sólo se permite cuando es absolutamente necesaria para operaciones militares, lo que no es aplicable. Además, da lugar a desalojos forzosos y contribuye al riesgo de translado forzoso al que se enfrentan muchos palestinos en Cisjordania, incluida Jerusalén Este.

    En 2004, la Corte Internacional de Justicia falló en contra de la legalidad de la construcción del Muro y determinó que las partes del Muro que discurren dentro de Cisjordania, incluida Jerusalén Este, como vemos en Sur Bahir, no pueden justificarse por exigencias militares y, por lo tanto, violan las obligaciones de Israel en virtud del derecho internacional. Hace poco más de 15 años, la Asamblea General de Naciones Unidas, en su Resolución ES-10/15, del 20 de julio de 2004, exigió a Israel que cumpliera con sus obligaciones legales, tal como se establece en la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia.

    Si se hubieran tomado medidas concretas para garantizar el respeto de estos principios, y del derecho internacional humanitario y las normas internacionales de derechos humanos en general, la población de Sur Bahir no estaría experimentando el trauma que está sufriendo hoy en día, ni las violaciones de sus derechos.

    Declaración de Jamie McGoldrick (Coordinador Humanitario), Gwyn Lewis (Directora de Operaciones de UNRWA en Cisjordania) y James Heenan (Jefe de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU en el territorio Palestino ocupado).

    Unrwa de un vistazo

    UNRWA. La agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina.

    En 1948, 700.000 palestinos fueron despojados de sus tierras, sus hogares y de sus recuerdos, convirtiéndose en refugiados. Hoy son más de 5 millones, casi la cuarta parte de los refugiados del mundo.

    Después de más de 70 años de exilio y condición apátrida, en los que las condiciones de las personas refugiadas de Palestina lejos de mejorar se han agravado, UNRWA gestiona 58 campamentos de refugiados donde presta asistencia, protección y defensa a 5 millones de refugiados de Palestina en la franja de Gaza, Cisjordania, Jordania, Líbano, y Siria, en espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

    UNRWA se financia casi en su totalidad por las contribuciones voluntarias y el apoyo financiero no ha ido a la par con una mayor demanda de servicios causados por el creciente número de refugiados registrados, la profundización de la pobreza, y los conflictos. Como resultado, el Fondo General de la Agencia, que apoya a los servicios esenciales básicos y la mayoría de los gastos de personal, opera con un déficit grande. Programas de emergencia y proyectos clave también operan con grandes deficits pero se financian a través de portales de financiación independientes.

    UNRWA es un organismo de las Naciones Unidas establecido por la Asamblea General en 1949 y el mandato de prestar asistencia y protección a unos 5 millones de refugiados de Palestina registrados en Jordania, Líbano, Siria, Cisjordania y la Franja de Gaza, para que alcancen su pleno potencial de desarrollo humano en espera de una solución justa a su difícil situación. Los servicios de UNRWA abarcan la educación, la salud, socorro y servicios sociales, la infraestructura y mejora de los campamentos, y las microfinanzas.

    UNRWA España trabaja con el objetivo de apoyar los programas humanitarios de UNRWA y sensibilizar sobre la situación de la población refugiada de Palestina a la sociedad española.

    ¿QUIERES ESTAR AL DÍA DE LA ACTUALIDAD DE UNRWA?