search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA España - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - La vida en un refugio UNRWA: A la espera de un futuro mejor

La vida en un refugio UNRWA: A la espera de un futuro mejor

Inshirah Fathi de 34 años es una refugiada de Palestina del barrio de Shujaya, uno de los barrios más antiguos y más grandes de la ciudad de Gaza, que fue severamente dañado durante las hostilidades de este verano.

Inshirah y su familia se vieron obligados a huir de su casa gravemente dañada a mediados de julio. Inshirah, su marido Nihad y sus cuatro hijos se refugiaron en la iglesia cercana de San Porfirio, en la ciudad de Gaza. «Nuestra casa fue severamente dañada, y escapamos a una casa cercana, y luego nos refugiamos en la iglesia», cuenta Inshirah. «Huimos de la iglesia cuando fue bombardeado el cementerio que hay junta a la iglesia. Después, nos refugiamos en una escuela de UNRWA en agosto de 2014».

La familia Fathi era pobre antes de la guerra, y estaba atrapada en el ciclo del desempleo, la pobreza y la dependencia de la ayuda que volvió tan común para el una vez floreciente sector privado de Gaza. El bloqueo israelí sobre Gaza, que virtualmente prohíbe las exportaciones, destruyó la economía y su capacidad para crear puestos de trabajo. Ahora siguen siendo pobres pero además no tienen hogar, y se refugian en una de las 18 escuelas-refugio de UNRWA. Nihad, el marido de Inshira, solía trabajar como jornalero temporal en granjas, ganando unos 100 euros al mes. Nihad dice: «Antes de la guerra, era muy difícil para mí mantener a mi familia porque no tenía un ingreso decente.» En el segundo trimestre de 2014, la tasa de desempleo de los refugiados de Palestina subió al 45,5%, la más alta jamás registrada. El caso de Nihad es representativo para muchos en Gaza. Aunque algunos tienen la suerte de conseguir un trabajo sus ingresos no son suficiente para proporcionar un nivel de vida digno. La familia Fathi se clasifica como pobre extrema según la Encuesta de Pobreza de la Agencia, lo que los hace elegibles para la ayuda alimentaria en especie. Nihad también consiguió tres oportunidades de empleo a corto plazo en el marco del Programa de Creación de Empleo de UNRWA en el transcurso de varios años anteriores a la guerra.

En el refugio de UNRWA, la familia recibe comidas, kits de higiene, colchones y mantas. Sus hijos también recibieron material escolar al comienzo del curso escolar. «Agradezco la ayuda que recibimos de UNRWA en el refugio, pero prefiero vivir en mi propio apartamento. Quiero mantener mi privacidad y vivir mi vida con mi familia como siempre lo hicimos», dice Inshira. Nihad añade: «Espero que nuestra casa sea reconstruida pronto. También quiero que se acabe el bloqueo para que pueda conseguir un trabajo. Quiero ganarme la vida para no necesitar ayuda nunca más».

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/noticias/la-vida-en-un-refugio-unrwa-a-la-espera-de-un-futuro-mejor/ Click para copiar enlace