search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA España - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - Gaza: INFORME SEMANAL DE SITUACIÓN (10 al 17 de marzo)

Gaza: INFORME SEMANAL DE SITUACIÓN (10 al 17 de marzo)

Actualización del 10 al 17 de marzo de 2015

UNRWA inauguró el recientemente reconstruido Centro de Salud de Rafah, en la franja de Gaza, el 11 de marzo. El centro, en el que se realizaron 335,000 consultas médicas el año pasado, atenderá a 135,000 refugiados. «El acceso a una atención sanitaria de calidad sigue siendo un distintivo del derecho de toda las personas a llevar una vida digna», declaró Robert Turner, Director de operaciones de UNRWA en Gaza.

DESTACADO

· UNRWA inauguró el recientemente reconstruido Centro de Salud de Rafah el 11 de marzo. Las mejoras en la clínica de 7,000 metros cuadrados se llevaron a cabo gracias a la financiación del Consejo de Cooperación del Golfo a través del Banco Islámico de Desarrollo. El centro, en el que se realizaron 335,000 consultas médicas el año pasado, atenderá a 135,000 refugiados. «El acceso a una atención sanitaria de calidad sigue siendo un distintivo del derecho de toda las personas a llevar una vida digna», declaró Robert Turner, Director de operaciones de UNRWA en Gaza, en la ceremonia de apertura. A partir de este compromiso del Consejo de Cooperación del Golfo, la Agencia tratará de completar más reconstrucciones de centros de salud en los campamentos de Maen, Beit Hanoun, Shaboura y Beach. También se construirá un nuevo centro de salud en el campamento de Jabalia.

· En enero de 2015, UNRWA se vio obligada a suspender su programa de ayuda de emergencia en efectivo para reparaciones y subsidios para alquileres destinados a familias de refugiados de Palestina en Gaza. Mediante la reprogramación de sus ahorros y financiación, junto con las promesas de donaciones recibidas, UNRWA ha podido distribuir un total de US $16,53 millones a 12.574 familias desde el anuncio de la suspensión. De estos US $16,53 millones, y en respuesta a la suspensión, US $13,5 millones proceden de la generosa reasignación del fondo de emergencia para la construcción de refugios del Reino de Arabia Saudí, con el objetivo de que UNRWA pueda proporcionar asistencia en la reparación de los hogares de casi 10.000 familias. US $1,1 millones se pusieron a disposición para subsidios de alquileres (asistencia en efectivo para refugios de transición) para unas 800 familias, y se entregaron otros US $1,93 millones a 2.271 familias para subsidios de alquileres como parte de la donación alemana de US $24,8 millones realizada a través del banco alemán KfW. Alemania y Arabia Saudí son los contribuyentes principales del programa de asistencia en efectivo para refugios en Gaza. A pesar de los pagos realizados desde el anuncio de la suspensión, solamente se ha prometido una donación de US $175 millones para el programa de emergencia para refugios de UNRWA, el cual requiere un total de US $720 millones. Esto supone un déficit actual de US $545 millones. UNRWA necesita con urgencia financiación adicional para que las familias de refugiados cuyas casas tienen pequeños desperfectos puedan reparar sus hogares y para proporcionar subsidios para alquileres en curso.

· En septiembre de 2014, los Gobiernos de Israel y Palestina establecieron el Mecanismo de Reconstrucción de Gaza para posibilitar la entrada de materiales de construcción para la reparación y reconstrucción de casas privadas e infraestructuras dañadas o destruidas durante las hostilidades. La razón del establecimiento de este programa es que la importación de materiales de construcción está prohibida por el Gobierno de Israel y es solo posible, tras un interminable proceso de aprobación, para aquellos proyectos dirigidos por la ONU, pero no para el programa de autoayuda para refugios. Desde el inicio del programa para refugios, la Agencia ha distribuido entre las familias de refugiados de Palestina un total de US $93,1 millones (excluyendo los gastos de apoyo a los programas). La financiación permitió a UNRWA proporcionar asistencia a unas 60.000 familias para la reparación de desperfectos en sus hogares, y se añade a los subsidios para alquileres (Asistencia en efectivo para refugios de transición) y a las Becas de Reintegración que se concedieron a más de 10.000 familias. A mediados de marzo de 2015, los ingenieros de UNRWA habrán completado la evaluación técnica de unos 127.500 hogares como parte de los programas de refugio y subsidios para alquileres de UNRWA. Con el recurso de apelación todavía en proceso, más de 9.000 casas de refugiados de Palestina se encuentran totalmente destruidas, y más de 5.000 han sufrido daños graves, más de 4.000 daños importantes y casi 110.000 daños leves. Hasta la fecha, UNRWA solo ha recibido financiación para construir 200 casas.

· El número de jóvenes de la franja de Gaza que está aprendiendo a lidiar con el estrés y el trauma es mayor que nunca. Solo en la primera semana de marzo de 2015, la Agencia, de la mano de un equipo de 250 terapeutas comunitarios de UNRWA, consiguió tratar en la franja de Gaza a 24.343 estudiantes en sus sesiones recreativas de formación del «Programa de Salud Mental Comunitario». Esto incluyó sesiones de orientación en grupo para 15.859 estudiantes, terapia de grupo para 1.215 estudiantes y 766 sesiones de orientación individuales. Según la Agencia, las cifras de trastorno de estrés postraumático se duplicaron entre los niños de Gaza tras el conflicto de 2012. Algunos datos sugieren que el conflicto de julio y agosto de 2014 ha agravado el sufrimiento de los niños.

· Varios medios de comunicación informaron el 12 de marzo de que Israel ha reanudado la importación de frutas y verduras de Gaza. Israel importó tomates y berenjenas como parte de un plan potencial para importar de 1.200 a 1.500 toneladas de productos gazatíes al mes. Como consecuencia de la proximidad y la integración económica, Cisjordania e Israel absorbían el 85% de los productos que se vendían fuera de la franja de Gaza antes del bloqueo. Entonces, cada año salían de Gaza casi 6.000 camiones con mercancías, mientras que, en 2014, solo lo hicieron 228. La reanudación de las importaciones supone un indicio positivo y pone de manifiesto que los problemas de seguridad no constituyen una barrera para el aumento de las exportaciones de Gaza a Israel. No obstante, la decisión no satisface las reivindicaciones de un levantamiento absoluto del bloqueo.

· Según los últimos datos de la Oficina Central Palestina de Estadísticas, el desempleo en Gaza sufrió un notable aumento del 45.4% en el segundo trimestre de 2014 al 47.4% en el tercero. En el cuarto trimestre de 2014, disminuyó ligeramente hasta el 42.8% de la mano de la reanudación de las actividades productivas, el pago de las subvenciones para reparaciones y la activación del Mecanismo de Reconstrucción de Gaza. La tasa media de desempleo en 2014 se mantuvo en el 43.9% y 44.1% para los refugiados. Aunque la participación de las mujeres en la mano de obra es, con una media del 20% (frente al 68.2% para los hombres) en 2014, una de las más bajas del mundo, el índice se ha duplicado en comparación con las cifras de 2010, y es casi tres veces mayor que en 2002. Las mujeres jóvenes conforman el grupo con la tasa de desempleo más alta, 78.7% (76.9% para las jóvenes refugiadas). En general, en torno a dos tercios (66.7%) de la población joven de Gaza estuvo desempleada en 2014. La Oficina Central Palestina de Estadísticas no mide el subempleo y, por tanto, no logra capturar las condiciones reales de la situación.

· El número de personas desplazadas internamente (PDI) en los refugios de UNRWA siguió descendiendo durante el periodo del informe; la Agencia todavía proporciona refugio y servicios básicos a unos 7.910 desplazados internos en sus 14 Centros Colectivos. Del 11 al 17 de marzo, la Unidad de Gestión de Centros Colectivos proporcionó a los PDI un total de 25.974 comidas calientes. Las comidas se prepararon y distribuyeron en tres cocinas situadas en la región norte, Gaza y Khan Younis. Cada día se reparten 700 gramos de pan para cada cuatro PDI desde varias panaderías locales mediante el apoyo del Programa Mundial de Alimentos.

· El 12 de marzo, el Fondo de Kuwait para el Desarrollo Económico Árabe firmó un contrato de donación con el Gobierno de Palestina de más de US $200 millones para la reconstrucción de 1.500 casas y proyectos de infraestructuras en Gaza. Los US $200 millones constituyen la cantidad total prometida por Kuwait en la Conferencia de El Cairo.

· La electricidad sigue siendo uno de los principales problemas en la franja de Gaza, con el área de Rafah especialmente afectada durante el periodo de informe. Después de que la central eléctrica egipcia de El Arish sufriera un fallo repentino, los residentes de Rafah se vieron sumidos en la oscuridad y básicamente sin electricidad del 12 al 16 de marzo. Algunas familias tuvieron electricidad durante aproximadamente tres horas al día, pero en la mayor parte el suministro estuvo totalmente fuera de servicio. Gaza depende fundamentalmente de tres fuentes de electricidad: la compañía eléctrica israelí, la única central eléctrica de Gaza (tomada como objetivo y dañada durante el conflicto de julio y agosto de 2014) y el tendido eléctrico egipcio. Estas fuentes suministran 230 MW y no cubren las necesidades reales de 350 a 450 MW. Antes del conflicto del verano de 2014 y desde a la imposición del bloqueo en 2007, Gaza operaba por lo general con un programa de electricidad de emergencia que consistía en «ocho horas encendida, doce horas apagada». La aguda escasez generada tras la crisis de julio y agosto de 2014 obligó a cambiar este programa y a limitar el suministro de electricidad a unas seis horas en las zonas del norte y el centro de Gaza.

· Según publican los medios de comunicación, Hamás ha acogido con agrado la decisión de la Autoridad de Causas del Estado de Egipto de apelar la resolución tomada en un tribunal local en febrero por la que se declaraba a Hamás como organización terrorista. El recurso se interpuso en el Tribunal de Asuntos Urgentes de El Cairo y la vista comenzará el 28 de marzo. En enero, un tribunal egipcio declaró el brazo armado de Hamás, las Brigadas de al-Qassam, como grupo terrorista. «Esta medida es un paso en la dirección acertada y una admisión por parte de las autoridades egipcias de que la resolución fue un gran error», declaró Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamás.

GENERAL

Además de la destrucción y la desesperación que aún dominan la realidad cotidiana casi siete meses después del alto al fuego, la población de Gaza sigue enfrentándose a la falta de electricidad, la inseguridad alimentaria, la contaminación extrema de las aguas y a una parálisis política continua. La reconciliación política entre las facciones palestinas no presenta ningún avance. Las elecciones legislativas programadas en Israel para el 17 de marzo están contribuyendo al ambiente de incertidumbre entre las familias de la franja de Gaza. Durante la semana se ha informado de la presencia de coches bomba, tiroteos y agitación general. La esperanza en Gaza se está volviendo tan escasa como las oportunidades de empleo.

Durante el periodo de informe, las protestas diarias y la agitación civil continuaron en los alrededores de las instalaciones de la ONU y de las oficinas de las ONG internacionales. El 12 de marzo, un palestino de 27 años intentó quemarse vivo frente a la Oficina Local de UNRWA en Gaza como protesta por el rechazo de su solicitud para el «Programa de Creación de Empleo» por no ser un refugiado. Otras manifestaciones se celebraron para solicitar la liberación de prisioneros palestinos de las cárceles israelíes, el pago de sus sueldos y un proceso de reconstrucción más rápido. El 15 y 16 de marzo, varios médicos y mukhtars (líderes comunitarios), entre otros, hicieron una sentada en Rafah para solicitar la construcción de un hospital público nuevo.

RESPUESTA DE UNRWA

 

«Por fin nos podemos volver a reunir como una familia»

La familia Masri pudo reparar el segundo piso de su casa en Beit Hanoun que sufrió grandes daños durante el conflicto del pasado verano. © 2015 UNRWA Foto / Gaza

Hamza Al Masri, de 32 años y padre de cinco hijos, vive en Beit Hanoun, en el norte de Gaza, una de las áreas más afectadas por el conflicto del verano pasado.

Como muchas familias de Gaza, la familia Masri ha sufrido numerosas dificultades a lo largo de su vida. Justo antes del inicio de las hostilidades de julio y agosto de 2014, su hijo mayor murió de cáncer con tan solo 11 años. Poco después, se desencadenó otra tragedia: «Se hace muy difícil recordar la experiencia por la que pasamos; todavía tenemos los bombardeos grabados en nuestra mente y en nuestros oídos. Nosotros nos metimos en una habitación de la planta baja todos juntos – mis hijos y yo y mi hermano con sus hijos», contaba Hamza al describir por lo que había pasado su familia cuando comenzó el último conflicto. «Nuestra casa es lo único que tenemos y al principio no quería irme, pero, después, muchos de mis vecinos empezaron a evacuar sus casas», continuaba. «Todos huyeron con sus familias cuando los bombardeos se intensificaron. La situación era muy caótica: los niños gritaban, estábamos muy asustados y preocupados y no podíamos hacer nada. Rezábamos por ver un nuevo día», añadía Khulud, su mujer de 30 años, cuando narraba estos terribles momentos. «Después, a primera hora de la mañana, decidimos huir nosotros también y nos apresuramos a una escuela de UNRWA en Jabalia», concluía Hamza.

La casa de la familia Al Masri sufrió daños importantes. Varios morteros impactaron contra el segundo piso de la misma, donde vivían el hermano de Hamza y su familia, causando considerables desperfectos.

La familia estuvo más de 40 días en el Centro Colectivo de UNRWA en Jabalia, pero tampoco se sintieron seguros allí: el 30 de julio, tres proyectiles israelíes sacudieron la escuela donde unas 2.945 personas desplazadas internamente buscaban refugio, y la metralla causó lesiones al hijo de 5 años de Hamza. 16 personas murieron y hasta 99 resultaron heridas. Las coordenadas de la escuela habían sido comunicadas oficialmente a las autoridades israelíes en al menos 28 ocasiones en un periodo de catorce días, siendo la última la noche antes del incidente.

Cuando por fin se anunció el alto el fuego, Hamza fue a comprobar el estado de su casa y se conmocionó por la magnitud de la devastación: «todo estaba destruido: ni habitaciones, ni cocina, nada, lo perdimos todo», recordaba con voz afligida.

Cuando los 50 días de hostilidades llegaron a su fin, los trabajadores sociales de UNRWA y los ingenieros empezaron a visitar a las familias cuyas casas se habían visto afectadas por el conflicto. La casa de Hamza fue clasificada como inhabitable y UNRWA puso su nombre en una lista que se remitió al Ministerio palestino de Obras Públicas para que su familia se pudiera beneficiar del Mecanismo de Reconstrucción de Gaza. El Mecanismo es un acuerdo temporal entre el Gobierno de Palestina y el Gobierno de Israel. Su objetivo general es posibilitar los trabajos de construcción y reconstrucción a larga escala que se precisan actualmente en la franja de Gaza, ya que las importaciones de materiales de construcción están prohibidas por el Gobierno de Israel. Los materiales de construcción para pequeñas reparaciones de refugios se introdujeron por primera vez en Gaza a través del Mecanismo el 14 de octubre.

El Mecanismo ha proporcionado a la familia de Hamza la oportunidad de reconstruir su amado hogar. Con la asistencia en efectivo de transición que recibió por parte de UNRWA para las reparaciones de refugios, Hamza pudo comprar materiales de construcción, considerados de «uso dual», y comenzar a reparar su casa. «Es estupendo que pudiéramos comprar los materiales de construcción; eso nos ayudó a reparar la casa donde por fin nos podemos volver a reunirnos como una familia», explicaba Hamza.

Pensando no solo en su propio beneficio, Hamza añadía: «recibir los materiales de construcción también me permitió contratar trabajadores y proporcionarles la oportunidad de trabajar y ganar dinero. Esto es muy importante teniendo en cuenta la terrible situación económica por la que está pasando Gaza». El rígido bloqueo israelí desde 2007 ha paralizado la una vez dinámica y comercial economía y su capacidad para crear empleo, arrojando a la mayor parte de la población a la pobreza y a la dependencia de ayuda.

Hoy, Hamza y su familia vuelven a vivir en su casa junto con la familia de su hermano. También han acogido a sus dos hermanas y a los hijos de ellas, puesto que su casa fue totalmente destruida durante el conflicto.

 

RESUMEN DE LOS PRINCIPALES INCIDENTES

Durante el periodo del informe, las Fuerzas de Defensa Israelíes dispararon a varios palestinos cerca de la valla con Israel y a barcos palestinos a diario. El 11 de marzo, unos tanques y excavadoras israelíes entraron en Gaza unos 200 metros al este del campamento de El Maghazi, situado en el centro de la Franja, y llevaron a cabo una operación de excavación antes de retirarse unas horas más tarde. El 15 de marzo, un palestino que intentó cruzar a Israel por el este de Nahal Oz, en Gaza, recibió un disparado y fue detenido por las Fuerzas de Defensa Israelíes. El 16 de marzo, se informó de que otros dos palestinos habían sido detenidos cuando intentaban cruzar a Israel desde Maghazi, en el centro de la Franja. El 15 de marzo, unos activistas dispararon un misil de prueba en dirección al mar.

NECESIDADES DE FINANCIACIÓN

UNRWA ha recibido US $175 millones para su programa de emergencia, que requiere un total de US $720 millones. Esto supone un déficit actual de US $545 millones. UNRWA necesita urgentemente US $100 millones en el primer trimestre de 2015 para que las familias de refugiados con daños menores puedan reparar sus hogares y para proporcionar subsidios para alquileres en curso.

El 9 de diciembre, UNRWA lanzó el Llamamiento de emergencia del tPo. Para sus operaciones de emergencia en Gaza, la Agencia necesita USD 366,6 millones, incluyendo US $ 127 millones para el refugio de emergencia, reparación y gestión de refugios colectivos, USD 105,6 millones para la ayuda alimentaria de emergencia, y USD 68,6 millones para el programa de empleo. Se puede encontrar más información aquí.

 

PASOS FRONTERIZOS

· El paso de Rafah estuvo abierto el 10 de marzo; permaneció cerrado del 11 al 17 de marzo.


· El cruce de Erez estuvo abierto para los titulares de identificación nacional (casos humanitarios, casos médicos, comerciantes y personal de la ONU) y para el personal internacional durante la semana. El 13 de marzo, el cruce de Erez permaneció abierto solo para peatones. Estuvo cerrado el 14 marzo y también el 17 de marzo con motivo de las elecciones legislativas en Israel


· Kerem Shalom permaneció abierto del 10 al 12 y el 15 y 16 de marzo. Estuvo cerrado los días 13 y 14 de marzo, así como el día 17 con motivo de las elecciones legislativas en Israel.

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/noticias/gaza-informe-semanal-de-situacion-10-al-17-de-marzo/ Click para copiar enlace