search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA España - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - El calor extremo llega a Gaza en mitad del desplazamiento y la escasez de agua  

El calor extremo llega a Gaza en mitad del desplazamiento y la escasez de agua  

Gaza se enfrenta ya a altas temperaturas que no harán más que aumentar con la llegada del verano. Este reto se suma a una larga lista de amenazas que acechan a la población gazatí.  

En Rafah, concretamente, 1,2 millones de personas siguen sobreviviendo en precarias tiendas de campaña. “Es como estar en un invernadero, nadie puede soportar vivir dentro”, explica Musrafa Radwan, exresidente de la ciudad de Gaza. 

La inesperada y drástica subida de las temperaturas en la franja de Gaza se suma a la larga lista de dificultades a las que se enfrenta la población.  

Las tiendas de campaña en las que sobreviven las personas desplazadas no están preparadas para aguantar las altas temperaturas, actúan como invernaderos y la situación empeorará conforme se acerquen los meses de más calor.  

Con temperaturas que rondan los 40 grados, las familias desplazadas son conscientes de que las condiciones serán aún más insoportables en verano, cuando se lleguen a los 50 o 60 grados dentro de las tiendas, tal y como explica Radwan, que se aloja en una con ocho familiares.  

El suministro de agua está solo al 7% de los niveles previos a octubre de 2023.  

Con el calor, la escasez de agua potable se convierte en una amenaza aun mayor para millones de personas, que siguen viéndose obligadas a hacer colas de horas para conseguir beber.  

“Todo supone una cola”, se lamenta Radwan. “Si quieres beber agua ahora, tendrías que haber ido a hacer cola hace una hora u hora y media. Ya sea agua dulce o agua salada”.  

La probabilidad de brotes de enfermedades debido a la falta de agua potable, la escasez de servicios de saneamiento y la acumulación de toneladas de residuos sólidos, aumenta a la vez que suben las temperaturas.   

Los meses más cálidos agravarán la crisis sanitaria. 1,7 millones de personas desplazadas carecen de viviendas adecuadas y de recursos esenciales para hacer frente al verano.  

En UNRWA trabajamos para distribuir comida, agua y otros artículos esenciales entre la población. Con la llegada de los meses más calurosos, es vital que nuestros equipos puedan trabajar sin obstáculos para evitar muertes debido al calor extremo.  

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/noticias/el-calor-extremo-llega-a-gaza-en-mitad-del-desplazamiento-y-la-escasez-de-agua/ Click para copiar enlace