search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - Dramáticas conclusiones en un nuevo informe sobre Siria

Dramáticas conclusiones en un nuevo informe sobre Siria

“Siria: La alienación y la violencia, Informe sobre el impacto de la crisis en Siria”, producido por el Centro Sirio para la Investigación Política (SCPR) con el apoyo del PNUD y UNRWA, revela el alcance del retroceso dramático en el desarrollo humano y económico, Siria ha sido devastada por la guerra. Después de cuatro años de conflicto armado, desintegración económica y fragmentación social, la geografía humana de Siria se ha transformado al igual que la población que se ha reducido un 15%.

Casi cuatro millones de sirios han huido como refugiados, y otro millón y medio han emigrado en busca de trabajo a otros lugares, mientras que más de seis millones de sirios (aproximadamente el 40% de la población) están desplazados dentro del país. UNRWA calcula que más del 50% de la población de refugiados de Palestina se han desplazado internamente al menos una vez.

El informe refleja el efecto catastrófico e inhumano del conflicto en Siria. Detalla el trágico contexto al que se enfrentan todas las personas en Siria, incluyendo los refugiados de Palestina que no se han librado del trauma, lo que hace necesario que UNRWA proporcione ayuda humanitaria a 460.000 refugiados totalmente dependientes de la Agencia para ayudarles a satisfacer las necesidades mínimas diarias. El conflicto ha acelerado la inversión de los progresos en desarrollo humano que Siria logró en 2010, cuando su puntuación en el Índice de Desarrollo Humano retrocedió un 31%. El conflicto también ha corroído el desarrollo humano que la comunidad internacional y UNRWA han ayudado a alcanzar a los refugiados de Palestina en los últimos 64 años.

Desde el inicio del conflicto, la economía siria ha perdido $202,6 mil millones de dólares, por la fuga de capitales, la destrucción masiva y el saqueo del capital social y la pérdida de 119,7 mil millones de dólares de PIB. Como resultado de esta contracción devastadora, el país está plagado de desempleo, la tasa de paro es del 58% ya que 2,96 millones de personas perdieron sus puestos de trabajo y 12,22 millones dependientes perdieron sus medios de vida. De los que tienen la suerte de tener un empleo formal, el 55% trabaja en el sector público. Esta pérdida ha provocado que cuatro de cada cinco sirios vivan por debajo del umbral nacional de pobreza, con casi dos tercios de la población que sobrevive en la extrema pobreza, luchando para cubrir sus necesidades básicas de alimentos y productos no alimentarios necesarios para mantener sus hogares, mientras que el 30% vive en la pobreza extrema y no pueden satisfacer sus necesidades alimentarias básicas. En las zonas de conflicto y zonas sitiadas, los pobres abyectos sufren hambre, malnutrición e incluso muerte por inanición. La mitad de los niños en edad escolar no han asistido a la escuela durante los últimos tres años, muchos de estos niños se han visto obligados a trabajar o escarbar en la basura y mendigar para ayudar a sus familias a sobrevivir.

En medio de esta desintegración social y degradación económica, los sistemas de bienestar social, educativo y sanitario se encuentran en un estado de colapso. Las intervenciones humanitarias de los organismos de Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y otros son incapaces de seguir el ritmo de las necesidades en rápido aumento de los pobres y desplazados, que se incrementan debido a la inseguridad y la violencia sectaria. Durante este tiempo, el 6% de la población han muerto o resultado mutilados o heridos en el conflicto. A medida que el conflicto se intensificó en 2014, las muertes ascendieron a 210.000, mientras que el número de heridos aumentó a 840.000 personas. Igualmente terrible es la catástrofe silenciosa de que se ha reducido en 20 años la esperanza de vida al nacer, de 79,5 años en 2010 a 55,7 años en 2014.

El pueblo de Siria, incluyendo los 560.000 refugiados de Palestina, viven ahora en un trágico estado de excepción, alienación y distanciamiento, en el que un abismo social, político y económico masivo divide a la gran mayoría de la población de aquellos que participan en la violencia. El informe se refiere al declive del crecimiento de Siria al nivel de las “economías de violencia”, donde la soberanía nacional, el estado de derecho y la seguridad humana han sido socavados por fuerzas internas y externas a las que se han unido muchos jóvenes, hasta convertirse en un mecanismo institucional de violencia basado en la opresión, el miedo y la intimidación. Tales economías de violencia localizadas están a menudo vinculadas a milicias, redes criminales y mercados negros que explotan el comercio y el tráfico con fines malignos y ganancia ilegítima, mientras que otras almas valientes intentan que las empresas y negocios comerciales sigan siendo viables en medio de la creciente adversidad. El informe deja claro que, si bien las probabilidades se apilan de manera desigual, todavía hay esperanza de revertir las tendencias devastadoras que describe, si el conflicto se resuelve con rapidez a través de un proceso político comprometido que restaure una sensación de seguridad, bienestar y recuperación.

UNRWA continúa apelando para que se hagan todos los esfuerzos para que encontrar una solución negociada se convierta en un asunto de máxima prioridad para la mayoría.

El informe completo se puede leer aquí (inglés).

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/noticias/dramaticas-conclusiones-en-un-nuevo-informe-sobre-siria/ Click para copiar enlace