UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - Una pasión transformada en una carrera: la historia de Wijdan

Una pasión transformada en una carrera: la historia de Wijdan

El sueño de Wijdan era ser fotógrafa pero nunca pensó que podría vivir de elloWijdan vive en el corazón del campamento Am’ari en Cisjordania y a día de hoy trabaja como fotógrafa y da clases de fotografía a refugiadas de Palestina de forma voluntariaSu pasión se ha transformado en una carrera. 

“Me encanta la fotografía. Siempre he fotografiado a mis amigos y familiares para cualquier ocasión. Todo el mundo sabe que me encanta fotografiar y cuando UNRWA proporcionó el curso de fotografía, inmediatamente me involucré”. Es el testimonio de Wijdan. 

Todo comenzó hace siete años con el curso de fotografía en el marco del programa de microcrédito para el apoyo de la comunidad. Después llegó una cámara profesional y más tarde la beca asociada al mismo curso. Sus amigos y familiares le dieron el empujón para perseguir su sueño que hoy, tras mucho esfuerzo ha podido conseguir.  

Su pasión fue el trampolín para encontrar su actual trabajo. Comenzó como voluntaria en la Asociación Lod y formando a otras mujeres refugiadas de Palestina en el campamento de Am’ari y alrededoresNo tardó mucho en hacer que sus estudiantes se convirtieran también en fotógrafas profesionales. 

Widjan retrata a mujeres refugiadas de Palestina en un sector muy acostumbrado a que sean los hombres quienes sostienen la cámara“Conozco muy bien a las mujeres refugiadas de Palestina y su condición. No tienen dinero para comprar una cámara o ir a un curso de formación. Es por eso que las estoy ayudando todo el tiempo. Cada vez que encuentro una oportunidad para ayudar a una mujer refugiada palestina, lo hago sin dudarlo, recalca.  

Detrás de la cámara hay historias, vidas y sueños. Widjin captura los momentos más especiales. “Trabajo en bodas y otras celebraciones por pedido”, nos cuenta. “En estas ocasiones tan especiales, siempre estoy acompañada por otros fotógrafos profesionales o aquellos a los que yo misma enseñé. 

Actualmente, Widjan tiene contrato como fotógrafa en tres estudios locales. Está a la espera de poder establecer su propio estudio donde pueda emplear a un equipo de jóvenes refugiados y refugiadas.  

“Hace siete años, no estaba haciendo nada, pasaba la mayor parte de mi tiempo en casa o haciendo visitas familiares. Ahora que estoy trabajando, estoy ocupada toda la semana. A veces, no tengo tiempo para mí, especialmente en verano y cuando hay fiestas. Estoy orgullosa de mí misma y de lo que he logrado. Me convertí en una mujer trabajadora. No me puedo imaginar volver a mi vida anterior sin trabajo”. 

 

 

 

 

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/historias/una-pasion-transformada-en-una-carrera-la-historia-de-wijdan/ Click para copiar enlace