search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - Una mano tendida frente las demoliciones en Cisjordania

Una mano tendida frente las demoliciones en Cisjordania

El mes de junio ha sido el mes con más demoliciones en Cisjordania en lo que va de año, 100 demoliciones y un total de 227 desde que comenzó la pandemia. El dato es demoledor, pero más aún al tener en cuenta que durante estos meses, se ha vivido una crisis sanitaria sin precedentes que ha demostrado la importancia de refugiarse en un hogar.  

Estas demoliciones de infraestructuras han provocado el desplazamiento de 204 personas y afectado de forma indirecta a 1.120. Familias que de un día para otro se ven obligadas a abandonar sus hogares sin encontrar una alternativa.  

La población refugiada de Palestina es particularmente vulnerable al desplazamiento. También se ve desproporcionadamente afectada por las órdenes de demolición emitidas por las autoridades israelíes que restringen significativamente la construcción de viviendas en la mayoría de los barrios palestinos en Jerusalén Este. Sin oportunidades alternativas, muchos palestinos construyen casas en sus tierras a pesar de las restricciones.  

Muchos palestinos y palestinas ven como sus casas son demolidas o se ven obligados a hacerlos ellos mimos bajo amenaza de encarcelamiento.  A la luz de la situación económica precaria, los incidentes fundamentales como las demoliciones a menudo tienen el potencial de desencadenar una espiral en la pobreza. 

Algunas familias ven algún rayo de luz si encuentran una vivienda en alquiler en las cercanías de su antiguo hogar. Esto permite cierta continuidad en la vida y rutina de los hijos con la educación o el trabajo. Aunque es una medida temporal, la intervención humanitaria que llevamos a cabo permite que la familia se recupere y logre cierta estabilidad, lo que les permite planificar mejor su futuro a mediano y largo plazo. “La situación de la familia ha mejorado mucho después de la respuesta de UNRWA, lo cual apreciamos mucho”, dice la madre de la familia. 

La respuesta es inmediata. En 48 horas hay una solución ante incidentes de este tipo, mapeando las necesidades iniciales de cada familia. También, se brinda asistencia en efectivo determinada a través de una herramienta de elegibilidad que establece los criterios de apoyo.  

El impacto psicológico de la demolición del hogar, una huella imborrable 

El impacto psicológico de las demoliciones de casas puede ser particularmente traumático para los niños y niñas. Una parte clave de la respuesta inicial debe ser identificar la necesidad de un apoyo psicosocial rápido y evaluar si UNRWA está en mejores condiciones para proporcionarlo o si la familia debe ser derivada a otras organizaciones socias. 

“Una de las cosas más importantes que hacemos es ayudar a los refugiados y refugiadas a encontrar refugio en la misma comunidad donde vivían antes de que sus casas fueran demolidas. Esto les ayuda en momentos difíciles y les da dignidad en su situación de vida “, dice Osama Tamimi, miembro del personal de UNRWA. 

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/historias/una-mano-tendida-frente-las-demoliciones-en-cisjordania/ Click para copiar enlace