UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - Rami: “Recibí un disparo en el muslo el día que asesinaron a Razan”

Rami: “Recibí un disparo en el muslo el día que asesinaron a Razan”

Rami es un voluntario médico de urgencia y trabajador de apoyo a la salud mental. Es un refugiado de #Palestina que creció en Khan Yunis, al sur de la Franja de Gaza. Rami se unió a la Sociedad Médica de Socorro de Palestina en marzo de 2018 para ayudar durante las protestas que han tenido lugar en Gaza por el derecho al regreso de los refugiados y refugiadas de Palestina, y contra el bloqueo en curso de la Franja de Gaza.

“Nos afectan demasiadas guerras y conflictos, por lo que es fundamental contar con personas capacitadas para dar atención inmediata a los heridos”, dice. Rami ha sido herido tres veces durante su voluntariado desde el inicio de las manifestaciones el 30 de marzo de 2018. En una de estas ocasiones, le dispararon con munición real durante un incidente en el que su colega Razan fue asesinada. Estaban trabajando juntos en un equipo de cinco.

“Cuando nos acercamos a algunos de los heridos, los soldados comenzaron a dispararnos con balas y gas. Nos intentamos retirar y Rasha y Razan (dos miembros del equipo) se desmayaron en ese momento por la inhalación de gas. Más tarde, Rasha sintió que los soldados las apuntaban con sus armas. Me moví justo a tiempo: me dispararon en el muslo izquierdo y tenía una herida de metralla en el muslo derecho y la mano derecha, pero podría haber sido mucho peor. Razan recibió un disparo en el pecho. No la vi después de eso porque me estaban tratando, pero me dijeron que murió media hora después”, recuerda con tristeza.

“Conocemos los riesgos a los que nos enfrentamos, pero también creemos en la importancia de nuestro trabajo y en la necesidad de brindar una buena atención a los heridos. Sin embargo, nada puede prepararte para el dolor psicológico de perder a una colega y amiga como Razan. Estaba tan animada para trabajar el día que murió… Tenía un teléfono nuevo y quería que nos hiciéramos selfies para colgarlas en redes sociales “.

Rami continúa trabajando como voluntario y brindando atención a los heridos durante las manifestaciones todos los viernes, mientras trabaja como asistente de salud mental. “Todos hemos sufrido, pero nuestro trabajo es más grande que nuestras heridas. Regresé el viernes después de que me hiriesen. No pude trabajar, pero quería mostrar solidaridad con mis colegas y estar con ellos después de la pérdida de Razan. Seguiremos ayudando mientras haya personas que nos necesiten “.

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/historias/rami-recibi-un-disparo-en-el-muslo-el-dia-que-asesinaron-a-razan/ Click para copiar enlace