search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - “Los sentimientos que tuve durante la última guerra me llevaron a pintar y dibujar para escapar del miedo a la muerte”

“Los sentimientos que tuve durante la última guerra me llevaron a pintar y dibujar para escapar del miedo a la muerte”

Malak Mattar tiene 20 años, es artista y refugiada de Palestina de la franja de Gaza. Su familia fue forzada a huir durante la Nakba y se instaló en Gaza en 1948, desde entonces han sido refugiados allí. 

Hoy, Malak es conocida por sus rostros expresionistas y diseños abstractos al estilo de Picasso, pintados en gran parte como una respuesta y una forma de hacer frente a la ofensiva militar israelí de 51 días que sufrió la franja de Gaza en 2014. Obligada a quedarse dentro y temiendo por su propia seguridad y la de su familia y amigos, comenzó a pintar como una liberación emocional del miedo, la ansiedad y el terror que sentía. “En 2014, el ambiente era tenso, y todos teníamos miedo (…) Los sentimientos que tuve durante la última guerra me llevaron a pintar y dibujar para escapar del miedo a la muerte”, comenta Malak.  

“Durante la guerra, nadie salió, pero todos tenían redes sociales. Creé una cuenta para poder compartir mis dibujos en Facebook e Instagram. Las redes sociales abrieron mi arte al mundo. La gente comenzó a enviarme mensajes no solo en árabe, sino también en inglés. Estaba emocionada, las personas en el exterior estaban prestando atención a lo que estaba sucediendo en Gaza”, afirma.  

Mientras el bloqueo israelí impedía el movimiento físico de todos los residentes de Gaza, las pinturas de Malak viajaron virtualmente a todos los rincones del mundo, exponiendo su historia y realidad. La joven entendió el arte como fuente de terapia, ingresos y liberación catártica con la que compartir “las injusticias por las que pasa mi gente, especialmente su falta de derechos humanos”. Pero en ellas también destaca la belleza, la fuerza y la pasión de la población refugiada Palestina. 

Sin educación artística formal, gran parte de su éxito se lo debe a Youtube y a una de las escuelas de UNRWA: “Gracias a UNRWA, pude dibujar mi primera pintura de acuarela. Mis maestros de allí siguen siendo algunas de las influencias más importantes en mi vida. Su aliento durante el asalto militar de 2014 representó un punto de inflexión. Creían en mí y me hacían sentir especial, inteligente y talentosa. Mi madre era profesora de inglés de UNRWA y, por supuesto, es una de mis mayores admiradoras”. 

Su vida en Gaza ha moldeado su estilo y enfoque en el que parte de su misión es pintar a las mujeres de su entorno mostrando sus luchas. “Si hubiera crecido en otro lugar, tal vez mis pinturas no serían tristes”, comenta. 

Lo que originalmente era una forma de afrontamiento y autoexpresión se convirtió en su pasión y sustento, y ha sido apreciada por personas mucho más allá de las fronteras de la franja de Gaza. Desde su primera acuarela, ha producido cientos de pinturas, que le han valido el reconocimiento internacional, con sus cuadros presentados en Jerusalén, España, Turquía, Costa Rica, India y Estados Unidos. Ahora estudia ciencias políticas y relaciones internacionales en la Universidad de Aydin de Estambul con una beca, sus planes pasan por cursar un Máster en Bellas Artes en Estados Unidos, y tiene un deseo: “A menudo me siento juzgada por mi color de piel. Deseo que no haya racismo, que todos podamos viajar libremente y ser tratados por igual como seres humanos”. 

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/historias/los-sentimientos-que-tuve-durante-la-ultima-guerra-me-llevaron-a-pintar-y-dibujar-para-escapar-del-miedo-a-la-muerte-2/ Click para copiar enlace