UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - EL DESAFÍO DE LLEGAR A LA ESCUELA EN HEBRÓN

EL DESAFÍO DE LLEGAR A LA ESCUELA EN HEBRÓN

Waed vive en la ciudad vieja de Hebrón, en Cisjordania, tiene 14 años, y como muchos niños de su edad en otros lugares, camina todos los días la corta distancia que separa su casa del colegio de UNRWA al que asiste. Sin embargo, la zona de Hebrón en la que vive no es como cualquier otro lugar del mundo. 

La llamada zona H2 de Hebrón, que comprende un 20% de la ciudad, esta bajo control israelí y aislada del resto de la ciudad. Los 33.000 palestinos y palestinas que viven allí, cerca de varios complejos de asentamientos, sufren los constantes ataques de los colonos y las restricciones de movimiento e incursiones de las autoridades israelíes.  

La escuela de UNRWA en la zona no es ajena a esta violencia. Con demasiada frecuencia las operaciones militares tienen lugar cerca de la escuela y los alumnos se ven expuestos a munición real, gases lacrimógenos y bombas de sonido en la puerta de su escuela. “El principal desafío aquí es la situación de seguridad”, dice Qusay Jabari, director de la escuela de niños H2 de UNRWA en Hebrón a la que asiste Waed. “Asegurarse de que los chicos puedan ir y volver de la escuela con seguridad es un desafío”. 

Los niños y niñas en la zona tienen las mismas expectativas de aprender en un ambiente escolar seguro y protegido que cualquier otro estudiante. Sin embargo, para llegar a la escuela muchos tienen que cruzar uno o varios puestos de control militares y se encuentran con la presencia constante de soldados.  

“He acordado con dos compañeros de clase cruzar los puestos de control juntos para evitar el acoso, pero a veces nos tiran gases lacrimógenos cuando llegamos”. A veces, el ejército incluso cierra el puesto de control para que no podamos ir a la escuela. Tenemos derecho a la educación, no podemos permitir que nos quiten ese derecho” dice Waed. 

El equipo de Protección y Neutralidad de UNRWA trabaja para proporcionar un entorno seguro a los alumnos y alumnas de la escuela. En los últimos meses, tras el fuerte aumento del uso de gases lacrimógenos por parte de los militares israelíes en las proximidades de la escuela, nuestro equipo de protección ha colaborado estrechamente con el personal y los estudiantes.  

“La supervisión y la presencia nos permite comprender mejor los enormes desafíos a los que se enfrenta la escuela. Te conviertes en parte de la escuela – lo que ellos sienten, lo sentirás con ellos. Nuestra presencia constante construye la confianza del personal. Por lo tanto, estamos mejor capacitados para documentar los incidentes y esto, a su vez, mejora nuestra interacción con las autoridades israelíes para tratar de evitar que estos incidentes vuelvan a ocurrir”, dice Heidi, miembro del Equipo de Protección y Neutralidad que cubre Hebrón. “En el puesto de control israelí 160, cerca de la escuela, la gente nos ha dado las gracias por estar presentes allí cuando sus hijos van a la escuela y ser testigos de sus desafíos diarios. Ese es el mejor agradecimiento que uno puede recibir”. 

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/historias/el-desafio-de-llegar-a-la-escuela-en-hebron/ Click para copiar enlace