ISRAA

Tengo 40 años, tres hijos y cinco hijas.

Mi esposo nos abandonó hace siete años.

Era vendedor de zapatos, pero vendía sus productos por menos de lo que los había comprado, solo para tener efectivo. Acumuló grandes deudas y fue a prisión durante un tiempo. Finalmente huyó a Egipto y luego a Libia, donde está ahora.

No estamos en contacto y él no nos apoya.

Cuando estaba con nosotros, yo ya era la principal responsable de la familia. Era difícil. Al principio, cuando me peleaba con él, me iba a la casa de mis padres, pero luego me di cuenta de que las víctimas eran mis hijos, que se quedaban con él. Entonces decidí que necesitaba ingresos. Comencé a trabajar en un comedor escolar donde ganaba 20 shekels al día para pagar las necesidades de mi familia.

Después de que se fuera, supe que necesitaba más ingresos. Había gastos y temía por mis hijos. En esta comunidad hay personas que usan y venden el medicamento Tramadol y temía que mi hijo pudiera involucrarse en el negocio. Sucedió una vez, cuando solo tenía 13 años. Alguien le dijo que le llevara algo a alguien. Él no sabía qué era, pero descubrí que era Tramadol. Tenía mucho miedo de que se involucrara por ser yo pobre. Esa fue la razón principal por la que me decidí a buscar trabajo.

Comencé con una mesa muy sencilla frente a mi casa, vendiendo dulces y cosas. Comencé a ganar suficiente dinero para los gastos diarios e incluso para ahorrar un poco, para los gastos de transporte de mis hijos para llegar a sus centros educativos, para los gastos del hogar. Ahorré con cuidado, me organicé bien y tracé un plan.

Había oído hablar de los trabajadores sociales de UNRWA que ayudan a las mujeres con proyectos a obtener ingresos. Me proporcionaron un carrito para vender productos en el mercado.

Me enfrenté a la oposición de la gente al principio. La gente me molestaba, me cuestionaba y se burlaba de mí. Me llevaba a mis hijos al puesto para que la gente cerrara la boca. La gente no era tan irrespetuosa delante de mis hijos. Mis hijos también se sentían incómodos porque yo tenía un puesto en el medio del mercado principal. Pero insistí y dije que nos arruinaríamos si no lo hacía.

Encontré otra ONG que invirtiera en mi negocio. Me dieron fondos para alquilar una tienda en una calle concurrida y abastecerla con el tipo de cosas que los locales compran aquí. Llevé a mi hijo mayor a trabajar en la tienda por la aceptación. Si los clientes veían a una mujer sentada en el mostrador, dudarían y se irían. Para darle una sensación de compromiso, le puse a la tienda el nombre de mi hijo.

Mis hermanos se opusieron a que yo tuviera una tienda. Los convencí poco a poco, no me enfrenté a ellos directamente, sino que seguí adelante pacientemente y dejé que los resultados hablaran por sí mismos. Mi hijo ahora tiene 20 años y él y su hermano están en la tienda la mayor parte del tiempo. Puede que yo no esté allí todo el tiempo, pero gestiono cada detalle, controlo todo desde la distancia. Todos los días preparo las mercancías, las ordeno, verifico el inventario y la recaudación. Controlo con cuidado todas las ganancias. Les digo a mis hijos que si sacan algo de la tienda, tienen que escribirlo para que sepamos que es un gasto. Ninguno de nosotros recibe un sueldo, solo cubrimos los gastos. Queremos que la tienda crezca. Creo que aprendí a llevar bien un negocio al ver a mi esposo administrar mal el suyo.

Los clientes solían venir y, si no encontraban un solo artículo, se iban, porque querían hacer toda su compra en una sola tienda. Cada vez que pasaba, escribía lo que faltaba. Pedí un préstamo a una amiga, una viuda, para comprar los artículos que me faltaban y comprar refrigeradores adecuados para los artículos fríos que la gente quería. Ahora, un cliente encuentra todo lo que quiere, desde una gran bolsa de arroz hasta un alfiler para sujetar un hiyab.

Cuando haya pagado el préstamo y no tenga deudas, sentiré que es mío. ¡Mi sueño es expandirme a la tienda de al lado y tener un supermercado!

Las mujeres tienen que generar ingresos para sus familias ahora. He visto a mujeres moviéndose cada vez más en el mercado de Rafah, vendiendo cosas. Se topan con cierta resistencia, pero esta práctica está aumentando.

Cuando haya pagado el préstamo de la tienda, quiero arreglar nuestra casa. No está en buenas condiciones y me preocupa que sea malo para nuestra salud. Sin embargo, ha mejorado. Durante muchos años no dormía. Mis hijos eran pequeños y no teníamos una puerta adecuada, así que pasé años despierta, lista para proteger a mis hijas. Mi cuñado es un adicto y se llevaba a sus amigos a la sala de al lado de nuestra habitación, donde fumaban y tomaban drogas como hierba y Tramadol. Le pedí que parara, le dije que tenía hijas y que temía por ellas cuando traía a sus amigos adictos. ¡Desde afuera, parecía muy fuerte! Por dentro era muy frágil, pero no le mostré eso. Le pedí que parara o que se mudara de mi casa. Terminé teniendo que decírselo a su hermano. Le dije, mis niñas son tus niñas, deberías protegerlas. Fue bueno, respondió y su hermano se fue.

UNRWA apoya a uno de mis hijos con una oportunidad de trabajo temporal bajo el programa de creación de empleo, empacando asistencia alimentaria para su distribución. Mi hija mayor tiene una licenciatura en educación especial y la otra está estudiando una titulación de moda. Mi hijo estaba estudiando recaudación de fondos y redacción de propuestas, pero tenemos otras prioridades, así que tuve que pedirle que parara. Lo reanudará cuando podamos pagarlo.

Creo en la educación y es mi sueño que mis hijos terminen sus estudios. Pero, sobre todo, espero que mis hijos tengan un hogar para vivir y una fuente de ingresos. Quiero que encuentren parejas con las que puedan pensar y hacer planes. Mi esposo no era así. Mis hijos son la fuente de mi fortaleza. Ver sus necesidades y pensar en su sufrimiento me da fuerzas para seguir adelante. Me permite luchar y encontrar formas de apoyarlos.

Sí, estoy cansada, pero ya descansaré en el futuro.

¿Quieres saber más sobre la situación de las mujeres en la franja de Gaza? Descarga nuestro informe '¿Cómo resisten?'

Descargar Informe

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/mujeres-que-inspiran/israa/ Click para copiar enlace