search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - La vida sin agua de un agricultor en Gaza

La vida sin agua de un agricultor en Gaza

Amjad Shabat

Rodeado por sus dos hijos, Ribhi Abed, se sienta dentro de una habitación hecha de ramas de árbol en medio de enormes y verdes campos de trigo. Su hijo Iyad, de 22 años, está prendiendo fuego para hacernos un poco de té.  Ribhi  y su familia viven del campo y la tierra en una zona al norte de la franja de Gaza.   

Con la piel morena por el sol, las manos gruesas y el cuerpo delgado por el trabajo duro, Ribhi, que ahora tiene 70 años, y sus hijos cultivan 20 dunums de tierra (2 hectáreas) desde hace 10 años. Empezó a trabajar como guarda en el campo cuando tenía 19 años con sus hermanos y su madre. Con el paso de los años se convirtió en un hábil y experimentado agricultor.   

Sin embargo, cultivar en Gaza no es fácil. Los trece años de bloqueo y de conflicto han dañado o destruido gran parte de las instalaciones, incluidos pozos, bombas, plantas desalinizadoras y de tratamiento de aguas residuales. El 97% del agua está contaminada. 

Ribhi Abed, agricultor en la franja de Gaza.

“Hace poco, nos vimos obligados a cultivar solo trigo porque depende de la lluvia. Nos quedamos sin agua cuando el pozo del que dependemos para regar nuestros cultivos llegó a su fin”, explica Ribhi.   

Ni siguiera tener un pozo garantiza obtener agua potable. Debido a la sobreexplotación, el agua salada se filtra en el único acuífero de la Franja. Tan solo el 22% de los pozos producen agua con concentraciones de salinidad aceptables. En Gaza, cada gota de agua es vida para un agricultor y símbolo de salud.    

 La familia ha dejado de comer patatas, sandía o melón, cultivos que necesitan mucha agua. Esto no solo cambia por completo la alimentación de la familia, sino también su poder adquisitivo, al ofrecer menos productos en el ya delimitado mercado gazatí. En lugar de cultivar alrededor de 7 cosechas al año, incluidos melones, sandías, patatas, pimientos verdes y berenjenas, Ribhi se ve obligado a cultivar sólo trigo, aunque no es tan rentable como los demás cultivos. Prefiere cultivarlo porque depende completamente del agua de lluvia.      

La granja para Ribhi y su familia lo es todo. Solían vivir de lo que cultivaba. Sin embargo, la falta de agua fresca para irrigar sus alimentos los pone al frente de muchas dificultades, especialmente para ganarse la vida.    

“Toda mi familia trabaja en el campo, incluyendo mi esposa, mis hijas, mis hijos y mis hijas”. Este campo alimenta a mi familia y a las familias de mis tres hijos. Alrededor de 30 personas dependen de este campo. No solo es una fuente de vida para mi familia, sino también para los trabajadores que nos ayudan en la época de la cosecha, que ahora han perdido sus empleos ya que hemos dejado de cultivar tantas cosechas como antes”, añade.   

De momento, Ribhi y su familia convierten el trigo en harina, pueden sacar adelante a su familia con algo de dinero de los cultivos y alimentarse, pero siguen luchando por mantener una vida digna en el campo.   

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/historias/la-vida-sin-agua-de-un-agricultor-en-gaza/ Click para copiar enlace