search
Haz tu donativo Haz tu donativo Con las refugiadas y los refugiados de Palestina
UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - “La pandemia terminará o se estabilizará, mientras tanto nunca perderé la esperanza”

“La pandemia terminará o se estabilizará, mientras tanto nunca perderé la esperanza”

Tras meses de estudio en remoto desde sus casas, a causa de la COVID-19, los niños y niñas refugiadas de Palestina están volviendo poco a poco a las aulas. Las clases semipresenciales en las escuelas, los planes de estudio a distancia y el suministro de equipos de protección personal y desinfectantes de manos, son alguna de las medidas preventivas que se están implementando desde UNRWA para mantener seguros a los estudiantes.  

Sara, refugiada de Palestina en Siria de 14 años, es una de las 534.000 estudiantes que disfrutan de su derecho a la educación todos los días bajo el paraguas de la Agencia. Tenía cinco años cuando comenzó el conflicto en Siria y aunque afortunadamente nadie de su entorno inmediato sufrió daños directos, muchas escuelas fueron destruidas y los estudiantes no pudieron continuar con su educación.  

Nueve años después del inicio del conflicto, Sara nos explica de primera mano, a través de una carta, cómo ha vivido la nueva y extraordinaria situación que vivimos desde marzo de 2020 y cómo la ha afrontado siendo una estudiante siria, siempre con esperanza. 

“Mi nombre es Sara y nací en un campamento de refugiados “no oficial” en la ciudad costera Siria de Latakia. Me encanta la tecnología y la programación de ordenadores. También tengo un lado creativo: disfruto actuando, hablando en público y dibujando. Sin embargo, lo que más me gusta es hacer felices a mis amigos. Me esfuerzo por comprenderles y aliviar sus preocupaciones. 

Me encanta ir a la escuela, ¡a veces tanto que no quiero volver a casa al final del día! Desde que comenzó la pandemia de la COVID-19, hemos tenido que quedarnos en casa y continuar con nuestros estudios de manera virtual. 

Mi prioridad número uno es completar mis estudios, porque hay muchísimas cosas que quiero ver y hacer en mi vida. Quiero defender los derechos de las mujeres, ser una ciudadana activa en mi comunidad y dejar una huella positiva en la sociedad. También desearía que el acoso, el racismo y la discriminación desaparecieran por completo. Quiero ver el fin del conflicto entre estados y que la paz se apodere de todas las sociedades. Deseo que podamos unirnos y vivir en paz en este planeta, juntos como humanos.  

Estos meses mis maestros han sido realmente increíbles pero incluso con su apoyo, algunos estudiantes tuvieron dificultades para mantenerse al día, especialmente aquellos que no tienen Internet o un móvil o tablet. Durante todo este tiempo, he empleado mi energía en mantenerme al día con mis lecciones, pero echo de menos aprender en una clase real. Echo de menos mis libros, mis amigos y mis maestros… 

No le tengo miedo al virus, pero tampoco soy imprudente. En mi opinión, el miedo no puede ayudarnos, solo la precaución y la prevención lo harán. Afortunadamente, mi familia y yo estamos sanos. Sin embargo, estoy preocupada por mi comunidad. Esta pandemia ha dificultado aún más que las personas puedan comprar los alimentos que necesitan para sobrevivir. Como escribió una vez el poeta palestino Mahmoud Darwish, “amamos las rosas, pero amamos más el trigo”. 

Tarde o temprano, creo que las cosas mejorarán. La pandemia terminará, o al menos se estabilizará. Mientras tanto, nunca perderé la esperanza”. 

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/historias/la-pandemia-terminara-o-se-estabilizara-mientras-tanto-nunca-perdere-la-esperanza/ Click para copiar enlace