UNRWA - Actualidad sobre los refugiados de Palestina - Abdallah: “Es desgarrador perderlo todo”

Abdallah: “Es desgarrador perderlo todo”

“Hace algún tiempo, Abdallah Mohammed era un hombre de negocios exitoso. Vivía rodeado de su familia en el campamento de Yarmouk. El conflicto y la violencia han golpeado Siria en los últimos años, y han hecho que personas como Abdallah pierdan su hogar, su negocio y su familia. A sus 68 años, Abdallah busca con desesperación un trabajo que le ayude a mantenerse. Son tiempos muy duros en los que UNRWA ha sido una fuente constante de ayuda.




Como miles de refugiados y refugiadas de Palestina, Abdallah era un hombre trabajador, orgulloso de sus dos tiendas en Yarmouk. Vivía con su mujer, su hija y su yerno. Tras el inicio del conflicto en 2012, tomaron la decisión de abandonar su hogar en el campamento. Abdallah decidió que su mujer e hija huyesen a Líbano, mientras él huía a Hajjar al-Aswad con sus dos hijos. Allí llegaron casi con lo puesto. “Me dije a mí mismo que no nos quedaríamos más de unas semanas. Pero las semanas se convirtieron en meses y los meses en años”, nos explica. Su hijo pequeño murió por un disparo cuando solo tenía 32 años. “Mi corazón se rompió en pedazos”, admite con lágrimas recorriendo su rostro. Abdallah y su otro hijo continuaron viviendo bajo asedio, paliando el hambre con pasto.




Cuando Abdallah logró escapar de la zona sitiada de Hajjar al-Aswad, se sumió en una grave depresión. Visitó una clínica de salud de UNRWA y recibió antidepresivos para controlar los síntomas. Hoy, afirma saber como continuar, a pesar de extrañar mucho a su familia. “Los médicos me ayudan mucho a abordar mis problemas y me apoyan”, dice. Abdallah visita regularmente el centro de salud de UNRWA en Alliance para controlar su presión arterial. Los servicios de salud de la Agencia son vitales para la población refugiada de Palestina y se ejecutan gracias al apoyo de los donantes. El apoyo a la salud mental es ahora más importante que nunca, ya que el conflicto ha entrado en su octavo año.




Abdallah, que ahora vive en una pequeña habitación en al-Zahira, regresó recientemente a Yarmouk para visitar su casa y sus tiendas, que fueron prácticamente destruidas en abril de 2018. “La mayoría de los edificios ahora son montones de escombros. No pude reconocer mi casa y mi vecindario. Me siento abrumado. Es desgarrador perderlo todo “, dice. Al comienzo del conflicto, Abdallah soñaba con regresar a su hogar y reunirse con su familia. Hoy en día no sabe lo que le deparará el futuro.




Con el apoyo de UNRWA, Abdallah trata de mostrarse optimista, e insiste en que está bien cuando habla con su esposa e hija en las llamadas casi diarias al Líbano. “La soledad es dura. No te puedes imaginar lo difícil que es. Ojalá pudiera verlas”, suspira. Hace seis años que no ve a su esposa. Viajar al país vecino es imposible a causa de las restricciones. “Lo que más quiero es besar y abrazar a mi nieta de ocho años. Tenía meses cuando se fue”, dice. “La esperanza de reunirme con mi familia algún día me da valor y fuerzas en el proceso de recuperación”.

Compártelo

https://unrwa.es/actualidad/noticias/abdallah-es-desgarrador-perderlo-todo/ Click para copiar enlace